Riegos

El agua supone un alto porcentaje en la composición de nuestras plantas y resulta vital para todos sus procesos fisiológicos, es un aspecto del cultivo que conviene cuidar.

¿Cuando regar una planta suculenta? Esa es una de las preguntas más importantes que se harán los principiantes en el cultivo de plantas suculentas y especialmente de cactus. Regar demasiado una planta puede producirle una muerte rápida y sin síntomas previos, por el contrario la falta de agua produce unos síntomas perfectamente visibles hasta para el más inexperto, la planta empieza a arrugarse, pierde hojas, cambia de color…. Todos estos síntomas desaparecerán cuando reguemos la planta y no supondrán ningún riesgo para ella, por lo que es recomendable regar con moderación. (Sin pasarse) En verano regaremos todos los días si es necesario y en invierno podremos pasar semanas sin hacerlo. Es importante que la tierra se seque totalmente después de cada riego y permanezca seca algunas horas antes del siguiente para evitar la aparición de podredumbres y hongos.
¿Cual es la mejor hora? La mejor hora es cuando no hace ni mucho calor ni mucho frío. Cuando se riega una planta se hace más sensible al frío, por lo que en invierno es recomendable regarlas varias horas antes de que anochezca. El riego también las hace sensibles al calor, pudiendo sufrir graves daños si se riegan en las horas de más calor en verano, por lo que en esta época se recomienda esperar a que anochezca.

¿Como regar? Cuando reguemos es recomendable mojar toda la tierra de la maceta, esta tiene que tener un buen drenaje, ya que si la maceta se mantiene encharcada es posible que se pudran las raíces y la planta muera. En algunos cactus es recomendable no mojar las espinas, especialmente las más claras ya que con el agua suelen estropearse. En grandes plantaciones es frecuente el riego por aspersión, mojando toda la planta. Esto modifica el aspecto de la planta pero no merma su salud, al contrario, algunas especies agradecen un poco de agua pulverizada.

El agua de riego es un vehículo ideal para aplicar tratamientos fitosanitarios o abonos.

Un factor importantísimo es la calidad del agua, un elevado contenido en cal o en sal puede dificultar la asimilación de nutrientes por parte de la planta al mismo tiempo que al acumularse en la tierra puede resultar toxica.

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *