Suculentas ante la Ley

Muchas de las especies de suculentas resultan muy atractivas para el comercio, desgraciadamente abundan los expoliadores sin escrúpulos que están dispuestos a esquilmar el hábitat de origen de las mismas. En otros casos la extrema pobreza de sus habitantes les empuja a su expolio como un recurso de supervivencia.

 

En la actualidad existe gran confusión en cuanto a los aspectos legales del cultivo, reproducción o simple tenencia de muchas especies vegetales. Estos aspectos están regulados por un sinfín de leyes y tratados internacionales que en muchos casos solo persiguen hacerse la foto y en casi todos los demás son simplemente incapaces de evitar el expolio y la destrucción de numerosas especies.

Por otra parte existe una tendencia a considerar a los amantes de las plantas como simples coleccionistas y por lo tanto depredadores y enemigos de la conservación, definición que nosotros no nos hemos encargado de desmentir ni con hechos ni con palabras.

Somos el único movimiento ecologista que se esconde de las autoridades situándose en la discreción e incluso en la clandestinidad por temor a represalias en forma de inspecciones, decomisos, multas, en definitiva a que nuestras queridas plantas terminen en manos de algunos jardines botánicos o en el peor de los casos pudriéndose en una oficina aduanera.

¿Hasta cuando estamos dispuestos a permitir que esto siga ocurriendo? Como yo lo veo en este momento están haciendo las cosas doblemente mal, por una parte son incapaces de defender la naturaleza contemplando con indiferencia la destrucción de hábitats tan valiosos como Madagascar o el centro de África mientras a nosotros nos persiguen por vender un simple asterias que resultaría evidente para cualquiera que ha sido cultivado en condiciones ajenas a la naturaleza.

Una buena actitud sería cumplir estrictamente la ley actual, lo que en todo caso limitaría mucho la actividad de los expoliadores en nuestro propio país al mismo tiempo que presionemos a las autoridades para una mejor racionalización de la ley mediante la adaptación a la realidad de nuestra afición y la creación de organismos internacionales orientados no al comercio sino a la preservación en si de las especies.

Existen además determinados países en los que se emite documentación de forma indiscriminada para plantas que proceden de expolio, pero que al ser documentadas por estos países pasan a ser totalmente legales y a poder circular por cualquier parte del mundo.
Por último existen plantas que siendo más o menos legales, no cumplen los más mínimos requisitos éticos en su procedencia, por haber sido robadas del hábitat, o por haber sido cultivados por mano de obra infantil o esclava, en algunos casos han sido robados del hábitat por niños esclavos.  Quizás deberíamos pensar en eso cuando nos ofrezcan un magnífico caudex edurecido por los años y unas raíces cortadas y nuevas.
Para poder tener una planta legalmente deberemos cumplir en general con el convenio CITES, además de la Legislación Nacional del país que estemos y en algunos casos con otra Legislación Regional.
En el caso de transportar las plantas tendremos que asegurarnos de cumplir la ley del  país de origen, del de destino y la normativa para el transporte de platas de ambos.
Normativa contra la transmisión de plagas y especies invasoras:
Casi más peligroso que el expolio en si, es la posible transmisión de plagas y especies invasoras en algunos casos entre regiones muy alejadas del planeta, con consecuencias totalmente imprevisibles, como la introducción del picudo rojo en España, que ha eliminado casi todas las palmeras.
Para evitar este peligro existen estrictas normas que regulan el envío de material vegetal, pero que por desgracia son fácilmente burladas por los aficionados y vendedores sin escrúpulos.
Esta normativa en general lo que pide es que todo el material vegetal sea revisado por un técnico que emita un informe de su limpieza de plagas. Por desgracia el trámite es complejo y el coste elevado para mandar un pequeño lote.
Principales legislaciones a tener en cuenta:

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *