Prevención

Aunque existen técnicas para curar a nuestras plantas es indiscutiblemente mejor evitar que enfermen, además no siempre se pueden salvar. Como siempre se ha dicho “más vale prevenir que curar”

Gymnocalycium con importante podredumbre.
Las podredumbres son difíciles de detectar a tiempo en los cactus globulares. Por eso la importancia de la prevención.

Es indudable que con la cantidad de productos químicos disponibles es posible curar casi cualquier problema que sufran nuestras plantas, pero lo que resulta casi imposible es evitar que queden cicatrices permanentes, que suelen afear la planta, o graves mutilaciones. La mejor forma de evitar disgustos con nuestras queridas plantas es evitar los riesgos que puedan amenazarlas, estos son:

  • Hongos: Con dos fumigaciones al año y evitando riegos en periodos fríos podemos reducir notablemente el riesgo.
  • Cochinillas: Es muy importante revisar todas las plantas que compremos o que nos regalen, especialmente en las raíces, en caso de duda es mejor fumigar la planta. Si alguna planta tiene un aspecto poco saludable también es recomendable revisar sus raíces.
  • Podredumbres: La podredumbre en si es un síntoma más que una enfermedad, en general manteniendo las plantas sanas y evitando regar demasiado se pueden minimizar sus apariciones.
  • Contagios por la maceta: Es fundamental limpiar y desinfectar todas las macetas antes de reutilizarlas para evitar que estas transmitan posibles enfermedades de una planta a otra.
  • Contagios por utensilios: Una frecuente vía de contagio para enfermedades muy graves tales como hongos o virus es mediante nuestras herramientas, como cuchillos o tijeras de poda. Para evitar este riesgo hay que esterilizarlos y siempre después de usarlas con una planta enferma.
  • Podredumbres en plantas caespitosas: En la mayoría de las plantas caespitosas, es decir, que tienen numerosos hijuelos unidos a la planta principal, es posible que ciertos tipos de podredumbres pasen de un hijuelo a la planta principal y de esta a todos los demás hijuelos. Para evitar esto es conveniente cortar el enlace entre ambos una vez desarrollado el hijuelo. Ojo, esta técnica puede afectar al aspecto general de la planta. En el caso de plantas tapizantes se puede hacer lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *